Revolución, robo y destrucción.

¿Me preguntaron a mí, te preguntaron a ti, si estábamos conformes con posponer nuestros sueños, sacrificar nuestras vidas y todos los sentimientos hasta que se esfumaran en el cansancio histórico y en la utopía pervertida?
¿Y las personas que?
¿Alguno de ellos pensó alguna vez en el pueblo cubano?
Esta existencia llena de mierda, de odio y de toneladas de frustración y de mucho miedo (miedo a raudales) se irán con la absurda e iracunda revolución cuando esta desaparezca, esta etapa negra de nuestras únicas e intransferibles vidas que no pedimos que fuera así, pero que a la vez no pudimos evitar escapar de ella, cambiara definitivamente para el bien de todos.



Volveremos a reunirnos con la verdad, la confianza y la moral en una comunión social sin precedentes. Nunca tuvimos necesidad de una revolución, ni con 100 Batistas en el poder, solo nos hacía falta convicción y confianza en la sociedad cubana y con el paso de mucho menos tiempo del que ha durado este castigo revolucionario dictatorial, hubiéramos resuelto nuestras diferencias y desigualdades sociales en libertad.
Quisimos creer en los milagros, confiamos nuestras vidas “al profeta verde olivo” y el arrasó sin piedad con su utopía y egocentrismo nuestra unión familiar, nuestra alegría y sembró bien profundo en nuestro subconsciente el deseo obsesivo de salir (escapar) de una isla bastante parecida a un paraíso pero con un cacique agresivo e inhumano que desde su castillo imperial nos prohíbe todo, al límite de solo dejarnos un espacio mínimo y controlado para respirar, los cubanos llevamos ya más de medio siglo viviendo escorados en un pantano de contradicción y desamparo oficial sintiendo como nos hundimos en el lodo de las frustraciones y de los sueños irrealizados o interrumpidos con violencia, cargando sobre nuestras vidas un bulto oneroso de desgracias y desaciertos inmerecidos pero ineludibles.
No nos entreguemos al desanimo, aquel que lleva la oposición desde el corazón será capaz de ejercerla con efectividad desde cualquier rincón del mundo por apartado que este.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Los contados logros de la revolución fueron devorados por la destrucción y la mezquindad social que instauro la familia castro a los cubanos por la fuerza.

Responder

Publicar un comentario en la entrada

Comente: Su opinión es importante y bienvenida.
Si quiere responder a algún comentario siga el hilo, no abra un nuevo comentario.
Aquí no moderamos los comentarios por lo que pedimos disculpas a los que se puedan sentir ofendidos.