Onanismo eclesiástico en La habana.

¿Dónde estaba la iglesia cubana cuando Orlando Zapata Tamayo se debatía entre la vida y la muerte? Rezando en sus templos en voz bien baja, para no despertar la furia de la dictadura y sus adeptos, es precisamente ahora, cuando la situación se vuelve dramática para el buen desenvolvimiento del régimen de La habana, cuando la dictadura recibe descalificativos ya preocupantes para su estabilidad y existencia, que aparece en la escena la santa iglesia católica como salvadora de todos los cubanos, para mediar en el incendio provocado por los propios pirómanos que gobiernan la isla, y viene precisamente en calidad de bombero, no de investigador, no en busca de quien encendió la cerilla, ni señalando cual es el culpable.
A que responde tanta comunión y obediencia de unos dirigentes que no seden un ápice en los intentos de apertura social, que no oyen a su pueblo, que tienen amurallada la participación de los propios cubanos en el desarrollo económico del país, que prefieren la coima de cualquier extranjero ante el deseo y actitud desinteresada de cualquier nacional.
Una vez mas poco favor se hace a la libertad de los cubanos acudiendo en auxilio de sus verdugos, ¿Qué vendrá después?, colocarnos en posición de rezo para agradecer los traslados de cárceles (no la justa libertad) de los presos políticos, perdonar a los que mataron a Zapata, aceptar que los cubanos contestatarios son delincuentes comunes en el nombre de dios.
Solo veo en este gesto oportunista un aplazamiento de la tan necesitada libertad del pueblo cubano, una vez más el sacerdote baja a los barracones al lado del mayoral, para condenar en la santa inquisición a todos los esclavos que intentan convertirse en cimarrones.
Alabada sea la dictadura y sus agravios al pueblo cubano. Tenía pensado ir el domingo a la iglesia para rezar por todos los cubanos encarcelados injustamente, pero he cambiado de opinión me iré al rio, junto al cañaveral y allí donde se alza la palma real pediré al tocororo con voz de himno nacional por todos mis hermanos.
Noticia ampliada en El país.


1 comentarios:

angel collado ruiz dijo...

Así es mi Guille todos dicen seguir a Jesús pero pocos exponen el pellejo. Cuidate un abrazo, angel

Responder

Publicar un comentario en la entrada

Comente: Su opinión es importante y bienvenida.
Si quiere responder a algún comentario siga el hilo, no abra un nuevo comentario.
Aquí no moderamos los comentarios por lo que pedimos disculpas a los que se puedan sentir ofendidos.