Libertad o libertinaje


Cada nación tiene su propia historia, sus días memorables, sus instituciones y sus propios símbolos. Sin embargo en estos tiempos de la globalización, los símbolos han perdido mucho la representatividad que los caracteriza. Claro que no es por culpa de los símbolos, sino del mal entendimiento de los mismos y de la mala utilización que se hace de ellos.

Un país es una unidad única en todo el territorio que ocupa y todas las personas que se encuentren dentro de esa unidad de tierra deben respetar los símbolos que los representan, no tiene nada que ver en ello la libertad de expresión, la historia no admite vuelta a tras y ese trozo de tela que hoy luce tu país antaño fue creado con un consenso democrático como identidad única para todo el territorio nacional.

Un país que se respete no debe ceder parte de su territorio a ninguna etnia ni fracción política debe mantenerse integro.

Desde que vivo en España he presenciado a través de todos estos años como sistemáticamente una minoría no representativa, mancillan los símbolos patrios en nombre de la libertad de expresión, rompen y queman mobiliarios urbanos, arrasan todo lo que encuentran cual plaga de termitas allá por donde pasan, y yo me pregunto que le quieren vender al resto de la sociedad, el caos, el desorden, la indisciplina.

Exprésate como quieras, critica lo que quieras, manifiéstate, marcha por las calles a favor de tus ideas pero no rompas, no quemes, no destruyas a tu país que toda esa violencia la consumen tus propios hijos y son ellos los que tiene que garantizar el día de mañana que esto siga siendo el país que hoy es, en mi opinión una de las mejores democracias que hay en el mundo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Vete a tu país a dar ideas emigrante de mierda

Responder

Publicar un comentario en la entrada

Comente: Su opinión es importante y bienvenida.
Si quiere responder a algún comentario siga el hilo, no abra un nuevo comentario.
Aquí no moderamos los comentarios por lo que pedimos disculpas a los que se puedan sentir ofendidos.