Paseo por el Malecón



Ya cae la tarde sobre la ciudad, deambulo a solas con mi armadura ósea por esta calle tan famosa y plural, testigo de carnavales, de la ira popular contra la dictadura de los Castros y de la botadura de unas cuantas balsas que emprendieron el camino de la libertad, de edificios en ruinas que serpentean con un paralelismo perfecto a su acera opuesta que detiene y somete la braveza del mar Caribe por estos tiempos otoñales, con su mole de piedra y hormigón que cohabitan en perfecta armonía en esos arrecifes testigos de toda la historia de la ciudad, esa calle donde la falta de constitucionalidad atropella a putas y chulos, a bisneros y traficantes que desafían la vida y las férreas ordenanzas dictadas por el verde olivo supremo en su afán para tratar de poner orden, en un desorden y desigualdad sin igual creada por el mismo y su aberrante modo de administrar hasta el oxigeno que se respira, pero pese a todo esa gente están allí inamovibles desafiantes luchando a brazo partido para vivir un punto por encima de la miseria media nacional.

Me salpica el salitre y me deprimen los ruinosos edificios otrora orgullo de la ciudad, convertidos ahora en barracones mugrientos y moles de escombros que dan albergue a los que han tenido que renunciar forzosamente a su futuro, a esos esclavos modernos sin grilletes sometidos a una absurda ideología que solo deja margen al desamparo y a las escaseces de todo tipo, a esa gente, mi gente, que es obligada a vivir por decreto en libertad condicional que no se le permite la disensión, ni el pensar, que al intentar quebrantar esta condición se le otorga un castigo cruel y degradante sin derecho a reinserción social.
Avanzo y la muchedumbre que trafica con todo tipo de prohibiciones va en aumento, voy recibiendo a lo largo de mi paseo vespertino todo tipo de proposiciones unas muy nobles, otras más desesperadas y deshonestas pero todas entrañan un mismo peligro la prisión inmediata, sin derecho a la presunción de inocencia ni a juicio justo e imparcial.
Voy de cara a ese sol que con mucha pereza se va perdiendo por el horizonte diviso entre olas y espuma del rompiente varias gaviotas que ostentan y hacen gala de lo que toda esta muchedumbre añora, la autentica libertad, ya me acusa un poco el cansancio estoy a la altura que ese oprobioso trozo de tierra mal llamado tribuna antimperialista que se auto fabrico el señor imperial de la isla cual pirámide de la cultura egipcia para enaltecer su ego personal, observo que ostenta desafiante y ofensiva muchas banderas cual manto de luto con una estrella solitaria blanca en el centro de tanto negro, banderas irreconocibles sustituyendo a mi bandera cubana, no sé qué significan estos trapos dentro de tanto absurdo y represión, trato de contarlas y me mareo, me molesta su ruido pero me ofende mas su monocromía, reflexiono volátilmente y me pregunto a mi mismo porque tanto odio y saña contra todo un pueblo indefenso solo a cambio de salvaguardar el bienestar de una sola familia con apellido corto y de origen prerromano-gallego y significado militar.
Ya voy rebasando el ignominioso lugar y descubro el porqué de tanto absurdo, ante mí una pantalla que mueve letras con mensajes muy importantes para todo mi pueblo. articulo 19  Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.  
Ya estoy muy cansado física y mentalmente, me detengo ante un grupo de jóvenes que guitarra en mano hacen la historia de estos tiempos y desafían al señor imperial que les quiere pisotear sus ideas y pensamientos, termino con ellos dándome un baño de juventud, chispa e tren y cantando a viva voz ya avanzada la noche, lucha tu yuca taino, lucha tu yuca, que el cacique esta que delira….  

7 comentarios:

Anónimo dijo...

esta un poco turistico este post asere, que te pasa le estas cogiendo miedo al comandola.

Responder
Anónimo dijo...

Siempre he defendido la causa Cubana de hecho soy disidente y detesto las tiranías , pero recientemente he notado algo que me llama la atención sobremanera
Porque los Cubanos de la isla están allá calladitos, aguantan todos, van a marchar y aplaudir al tirano, (por miedo)
apoyan y dan golpes a disidentes( por miedo)
No se quejan de su suerte y soportan callados los años que sigan de tirania, (por miedo)
no son capaces de exigir el sublime derecho de la Libertad! (por miedo)
todo alla es Miedo, Miedo, miedo, a hablar, protestar, quejarce, disernir,todo les da terror
mas sin embargo llegan al exilio y aqui son guapos, contestones, engreidos, gritones, protestan por todo, y hasta juran que estan cansados de estar aqui a la semana de haber llegado (malagradecidos)
Ahora va mi pregunta...Porque no usan esa lengua, esa valentia, esa fuerza, en Cuba , para hacerle saber al mundo que Cuba es un pais Esclavizado , empobrecido y tiranizado
Porque aqui en el exilio son tan valientes y alla eran tan sumisos? en que consiste este valor? sera que el saberce libre les da valentia? No seria mejor que la usaran alla y no aqui?

Responder
angel collado ruiz dijo...

Crudo y realista articulo sobre una realidad inocultable, felicitaciones,angel

Responder
Raquel YG-I dijo...

ejem, me gustaría decirle tantas cosas a ambos anónimos, especialmente al segundo pero amigo, mejor me las callo pork si no, volverá a salirme la parte malhablada y fiera de mí y no kiero k en tu casa sea...pero, sólo una sugerencia: debe hablarse con consecuencia, molestarse en tener las historias vividas de los implicados, entenderlos y respetarlos pero eso sí, jamás juzgarlos, especialmente cuendo lo que se dice, al respecto, son auténticas gilipolleces!!!. Después te mando un mail y te cuento y no t preocupes por la ausencia, yo he pecado de lo mismo pero, lo importante es k stemos cuando tenemos k hacerlo y nos apoyemos, unidos, en vez de atacarnos, seamos de donde seamos, vengamos de donde vengamos, mientras luchemos juntos por nuestra causa. Tú ya sabes k la hice mía...

Responder
Armienne dijo...

Es la unidad lo que nos hará fuertes e invencibles.

Responder
asereCubano dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, a los anónimos decirles que sus comentarios no los contestaremos, el día que logren salir de su anonimato sus palabras tendrán entonces algún significado.

Responder
claudia dijo...

lo unico que puedo decir es que tengo 25 anos y no e podido entender nada cuando creo entender se me vira todo y me quedo igual aki alla donde me encuentre no niego ser nunca cubana pero...... es de madre la cosa

Responder

Publicar un comentario en la entrada

Comente: Su opinión es importante y bienvenida.
Si quiere responder a algún comentario siga el hilo, no abra un nuevo comentario.
Aquí no moderamos los comentarios por lo que pedimos disculpas a los que se puedan sentir ofendidos.